5 Claves para autoliderarse

  lemuel-butler-515

 

¿Qué es el autoliderazgo?

Conocemos el liderazgo, pero ¿Conocemos el autoliderazgo?

¿Sabe un buen líder autoliderarse?

¿Qué entraña la palabra autoliderazgo?

Auto: hacia sí mismo

Liderazgo: saber dirigir, ser un buen guía, saber unir fuerzas.

Liderar es una habilidad innata, que también podemos adquirir por aprendizaje.

La cosa cambia cuando hablamos de auto liderarse.  Saber guiarse a sí mismo y ser creativo buscando soluciones donde parece no haber, requiere una buena dosis de autoconocimiento.

Conocerse, permite identificar nuestras fuerzas y debilidades, en suma, saber lo que nos propulsa y lo que nos frena y debilita.

Con esta visión enriquecida, tenemos una mejor comprensión y entendimiento  de nuestras capacidades y estamos en menor medida, a merced de emociones confusas.

Cómo conseguir un buen liderazgo de sí mismo.

Autoconocimiento. Una de las claves para un buen autoliderazgo es saber quién es uno.  Descifrar, fuerzas, valores y pasiones, es esencial, pues estos últimos, nos aportarán la energia necesaria para seguir adelante y concretar nuestras metas.

La pregunta que nos podríamos hacer para evaluar el conocimiento de nosotros mismos sería: ¿Cuales son mis fortalezas y como las expreso?

Confianza. La segunda clave es la confianza. La confianza en nuestros recursos, es la manera de poner el foco en nuestras posibilidades y creatividad. Parece fácil pero  ¿Como conseguimos confiar? Practicando, ejerciendo, potenciando nuestras fuerzas y talentos y pasando a  la acción.  Pasar a la acción permite validar nuestras capacidades y reorientar nuestras intenciones y motivos para el éxito, en el caso de error o fracaso.

La pregunta que podemos hacer para evaluar nuestro estado de confianza es:

¿Qué me obstaculiza, que creencias, miedos o conductas, no me permiten expresar mi verdadero potencial?

En tercer lugar, viene, la valoración propia y ajena, indispensable si queremos ser un buen líder para nosotros mismos. Cuando lideramos sabemos reconocer el talento ajeno y potenciarlo. Razón de más será, reconocer nuestras capacidades,  cuando queramos ser personas con cierto autocontrol y autogestión. Ningún líder será del todo completo sino sabe aplicar sobre sí mismo, los fundamentos de lo que practica.

Cuando reconocemos nuestro valor, reconocemos el de terceros. Es pura coherencia.

Pregúntate: ¿Se cumplimentarme o cumplimentar a los demás?

Gestión emocional. La cuarta clave es la gestión de las emociones. Así como ciertas emociones expresan estados positivas, otras los expresan negativos. Y su función es protegernos. En esa lectura subjetiva de la realidad, podemos equivocarnos cuando evaluamos situaciones con terceras personas y en consecuencia, obviar el mapa de representación, de las personas en cuestión.

Con un mejor control de las emociones, podremos comunicar y relacionarnos mejor y no sucumbiremos al estrés.

Gestionar nuestras emociones tiene que ver con la capacidad de elegir nuestras respuestas y acciones, al relacionarnos, expresarnos y actuar diariamente.

La pregunta sería:

¿Qué emociones no logro identificar o controlar y como puedo manejarlas?

La responsabilidad es otra de las claves para un buen autoliderazgo. Es una habilidad que nos empuja a no caer en la inercia de la espera y la falta de autodeterminación. Si pensamos que no tenemos control de las situaciones, seguramente nunca podremos cambiar.

La pregunta aquí es: ¿Qué decisiones y acciones puedo tomar para mejorar mi situación actual?

¿Para qué autoliderarse?

En esta hoja de ruta del empoderamiento personal, la integración de mente-cuerpo y emociones es fundamental si queremos un estado de seguridad y confianza duradero.

No solo tomamos decisiones a nivel mental, nuestras emociones dirigen nuestras motivaciones y guían nuestras acciones. Y las emociones tienen una realidad fisiológica, química y corporal, terreno de expresión de conductas, comportamientos y acciones.

Estos diferentes niveles se interrelacionan de tal manera que no podemos actuar sobre uno, olvidando los otros. Eso, si queremos un cambio substancial y duradero.

Un bienestar mental, físico y emocional se genera a través de pensamientos, creencias, conductas, comportamientos, acciones. Lo opuesto también es cierto. Por eso, un cambio de actitud cuando es necesario, así como un mayor control de si mismo, es indispensable para un mejor autogobierno.

La pregunta aquí es:

¿Queremos alcanzar un bienestar durable y verdadero?

Esta es la cuestión.

Frente a temas como la gestión del estrés, la falta de confianza o de control, el malestar, autoliderarse es una buena alternativa para cambiar el terreno de nuestras actitudes y fructificarlo. Para lograr un verdadero bienestar personal y profesional.

 

¿Te interesa profundizar en el tema y piensas que te puedo ayudar?

Visita el enlace de nuestro programa de COACHING SOMÁTICO para mejorar la expresión de las emociones en la vida cotidiana o en el trabajo:

MINDFULMOVES

 

 

Follow feldenkraisbcnsusana on youtube
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>