El deseo de estar bien

david-straight-44940

 

Muchas personas solicitan que las acompañe con el deseo, de sentirse mejor: más sanos, empoderados, capaces, hábiles.

Cuando estamos insatisfechos en algunos aspectos de nuestra vida (físicos, emocionales, personales o profesionales) o bien aceptamos la situación o bien buscamos soluciones para cambiar el estado que nos provoca insatisfacción. Lo que buscamos en general es un estado mejor.

Cuando cambiamos, pasamos de un estado a otro. Transitamos de lo viejo a lo nuevo, con la intención que ese nuevo estado, no solo sea pasajero, sino que vaya formando parte integrante de nuestras vidas.

En ese  “estado de cambio”, vivimos situaciones desconocidas y aunque nos cueste reconocerlo, nuestros hábitos, creencias o actitudes pierden protagonismo. Entran también en conflicto, algunas de nuestras decisiones o acciones, aunque las hagamos perdurar por mera costumbre.

El problema (u oportunidad) radica en que salimos de nuestra zona de confort sin haber entrado completamente  en un nuevo estado de bienestar, más cómodo y seguro, el cual nos va a permitir sentirnos más empoderados en nuevas actitudes y enfoques.

En estas situaciones, el deseo es lo que cuenta, pero no es suficiente para entamar un verdadero giro. El deseo puede toparse con resistencias y viejas creencias limitantes.

Si sientes que hay una parte de ti que quiere cambiar pero no acabas de dar el paso definitivo, tomar la decisión o ponerte en acción, es que algo te está frenando para lograr aquello que deseas (mejorar la salud, gestionar las emociones o desarrollarte profesionalmente sin agotarte  en el intento).

¿Qué haces cuando estas en esta situación?

Aunque toparse con resistencias sea lo normal, es importante no dejarse amedrentar pues no  todo lo “normal” nos permite mejorar…

Para dar un giro radical, uno tiene que comprender cuál es su zona de confort, cual es la frontera y  que le está impidiendo salir de ella.

Existen otros factores o visiones que nos conducen a una comprensión más profunda de nuestra insatisfacción.

Pero si queremos un cambio rápido, la decisión y la acción, son lo que cuenta.

La decisión de seguir buscando soluciones para nuestro bienestar y la acción de saber elegir y poner en práctica las herramientas o procesos necesarios para hacer del nuevo aprendizaje, parte integrante de nuestra vida.

Sin duda alguna, reforzaremos el estado de cambio y facilitaremos la situación deseada.

Si quieres compartir conmigo en que estado te encuentras en este momento, deja un comentario o escríbeme a info@inpuls.es

También te informo que en nuestro taller-retiro en Mallorca “Conecta con tus recursos” podrás experimentar lo que significa recuperar una  nueva visión de ti mismo y potenciarla.

Te dejo el enlace para que te informes

 TALLER RETIRO EN MALLORCA. CONECTA CON TUS RECURSOS

Susana RAMON

0 comentarios

Dejar un comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Siéntete libre de contribuir!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *