El grado de satisfacción laboral

rawpixel-558597-unsplash 

Uno de los temas a tener en cuenta cuando hablamos de felicidad o salud laboral es el grado de satisfacción en el que se encuentra el trabajador.

El trabajo es un campo donde pasamos la mayor parte de nuestro tiempo y si el grado de insatisfacción aumenta cuando trabajamos, ello podría repercutir en nuestra salud.

Existen por supuesto otros factores, más allá de la actividad profesional que podrán repercutir e influir en el bienestar personal.

 

El mapa de nuestra realidad cotidiana

Viendo el entono personal o profesional como un elemento primordial de adaptación y regulación cotidiana de nuestras acciones y emociones, no seremos completamente felices, ni totalmente productivos si una parte de ese mapa, que es nuestra realidad personal, refleja un desequilibrio y si algunas de nuestras necesidades primordiales no están cubiertas.

La herramienta de la rueda de la vida utilizada en coaching, para saber el grado de satisfacción de una persona en su vida real, es muy perspicaz para determinar cuáles son los aspectos de uno mismo, que descuida o aquellos que prioriza.

Todos tenemos nuestras preferencias, pero poner foco en algunos aspectos en detrimento de otros, puede saldarse con malestar e insatisfacción e incluso con problemas de salud.

La rueda se divide en campos como la pareja, la familia, la salud, el ocio, la vida social, las finanzas, los intereses. Durante el proceso de evaluación,  el coache va valorando del 1 al 10 a qué nivel se encuentra en su estado de satisfacción o plenitud hacia los diferentes aspectos vitales, que conforman su realidad cotidiana.

Confrontado a su realidad, el cliente toma consciencia de que la falta de equilibrio puede tener consecuencias nefastas para su bienestar emocional, físico o mental.

 

Cuando el trabajo se convierte en una obsesión

Pongamos el ejemplo de una persona que invierte mucho tiempo en el trabajo y poco en aspectos más sociales o familiares.

Cualquier desengaño que pueda afectarle procedente de su actividad profesional, le impactara de forma evidente en su bienestar emocional pues puesto todo su foco ahí, se desmoronará su interés y no podrá apoyarse o sacar partido de otros intereses o enfoques.

Dicho de otro modo, la balanza pesara más del lado de la profesión, omitiendo otros aspectos relevantes de su quehacer cotidiano.

Los desequilibrios no son siempre buenos, en la medida que nos conducen a invertir energía  en ciertos aspectos, olvidando otros. Es como si delante de un espejo solo pudiéramos ver una parte de nuestra propia imagen, siendo la otra más confusa y difusa. 

 

Ser conscientes de nuestras necesidades

Esto puede llegar a ser, una elección consciente, pero el problema puede surgir cuando uno se ve sumergido por las circunstancias y hábitos creados, sin posibilidad de elegir nuevas opciones. Cuando nuestras creencias o hábitos deciden muy a pesar “nuestro”, es difícil invertir o parar el proceso.

En la famosa pirámide de Maslow, encontramos una jerarquía de necesidades que es interesante cubrir si queremos funcionar con bienestar.

Que algún estrato de la pirámide se vea mermado, la persona tendrá una carencia inconsciente, que intentará sufragar por otros derroteros.

Encontrar el equilibrio no es fácil. Tener un mapa y saber cuales son los aspectos de nuestra vida, que necesitan de más atención o aquellos que ocupan la mayor parte de nuestro tiempo, siempre nos ayudará a comprendernos mejor, entender mejor a las personas que nos rodean y obtener un mayor bienestar emocional, físico y mental.

 

Susana Ramón

¿Piensas que te puedo ayudar a aumentar tu grado de satisfacción y encontrar un mayor equilibrio?. Pide una entrevista gratuita rellenando el formulario o escribiendo a info@inpuls.es

Follow feldenkraisbcnsusana on youtube
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>