El Método Feldenkrais® de educación somática: aprendizaje somático para la funcionalidad

El Método Feldenkrais® de Educación Somática es un proceso de aprendizaje que propone una educación del movimiento, a través de la vía sensorial, para llegar a un conocimiento real de nuestros patrones de acción y modificarlos.
 
Se basa en la capacidad de aprendizaje del sistema nervioso, en la toma de conciencia del cuerpo y en los procesos de organización sensorio-motriz para descubrir nuevas respuestas gestuales y mejores opciones estratégicas a la hora de elaborar nuestros movimientos. Todo ello con el fin de gestionarnos mejor, desarrollar recursos y ser más eficientes tanto en nuestra vida personal como profesional. Es un enfoque sobre la mejora del movimiento humano y el funcionamiento general.
 
El Método Feldenkrais® también se centra en el funcionamiento y en el comportamiento de las personas en relación al entorno en que se mueven, viven y trabajan y como se organizan para ser funcionales en dicho entorno.
 
Esta pedagogía fue creada por el Doctor Moisés Feldenkrais, (1904-1983) ingeniero y profesor de judo, quien elabora, a raíz de un accidente en la rodilla, un método pedagógico basado en el proceso de aprendizaje y de desarrollo del movimiento.
 
Feldenkrais sabe concretizar en su trabajo, las pautas de aprendizaje del sistema nervioso central, es decir “el cómo aprendemos”.
 
El sistema nervioso es un sistema que aprende continuamente a partir de la vivencia personal. De esta forma, podemos modificar nuestra manera de movernos y desarrollar nuevas habilidades, ya que la elaboración de nuestros gestos y posturas no se adquiere de manera fija, sino que evoluciona constantemente.
 

Puesto que la capacidad de aprendizaje del sistema nervioso y la plasticidad cerebral, son una condición innata para la creación de nuevas pautas de acción más eficientes, esta pedagogía, ayuda a funcionar mejor y proporciona un mejor conocimiento de su cuerpo, ofreciendo nuevas alternativas y estrategias para facilitar la movilidad.

 
 
 

 

 Beneficios del Método Feldenkrais®

 
Los movimientos suaves y lentos propuestos por el Método Feldenkrais, son una buena alternativa de ejercicio somático, para sentir los beneficios de una movilidad sin dolor, respetando su propio ritmo y moviéndose sin esfuerzo.  Estos ejercicios llamados “Toma de conciencia a través del movimiento®” cuando se practican en colectivo e “Integración Funcional®” cuando se ejercen de manera individual, aportan flexibilidad, equilibrio, coordinación, conciencia, fuerza y movilidad, para el ejercicio eventual de cualquier otra práctica física o la realización de las  tareas cotidianas. Se practican sin ningún tipo de esfuerzo y ello posibilita un aprendizaje adaptado a las necesidades de cada uno.
 
 Estas secuencias de movimiento, proporcionan un nuevo enfoque para la gestión y el manejo del dolor. Al estimular pautas motrices eficientes, favorecen un tono muscular más adecuado y la disminución de dolores y rigidez muscular. Los ejercicios están diseñados para restablecer el equilibrio, creando una colaboración más fluida y harmoniosa entre los diferentes sistemas musculares y esqueléticos afín de eliminar la tensión crónica.
 El alumno también puede aprender pautas sencillas para reducir el dolor en su casa.
 
Mejorar el conocimiento de su propio funcionamiento a través de la integración del cuerpo y la mente conducirá a una visión más orientada hacia la posibilidad de mejorar su estilo y calidad de vida, reduciendo los niveles de tensión, ansiedad o de estrés cotidianos.
 
Según Feldenkrais, la imagen que tenemos de nosotros mismos, condiciona nuestra manera de movernos y se construye a partir de patrones de movimiento adquiridos por herencia, educación o experiencia, a lo largo de nuestra historia personal. Un principio fundamental del método, es el ejercicio de la percepción sensorial como eje central del control voluntario de los movimientos. También lo es la noción de autoimagen que incluye el pensamiento, el sentimiento, la sensación y el movimiento.
 
La mejora de la autoimagen, impactará en estos 4 componentes de la acción, citados más arriba. Los cambios en la mejoría del movimiento, se producirán a partir de una nueva integración del nuevo patrón cerebral, a menudo anterior al patrón ineficiente que ha producido dolor. Este cambio inducido por el aprendizaje y el conocimiento del funcionamiento corporal repercutirá en los todos los componentes de la propia imagen, influyendo en diferentes áreas de la vida del alumno.
 
En resumen, la educación del movimiento con el Método Feldenkrais permite conocer, utilizar y tener un mejor control de su cuerpo. El gran abanico de posibilidades que ofrece este método, en cuanto a aprendizaje sensorio motriz y plasticidad cerebral se refiere, ayuda a aumentar el repertorio de movimientos, para así poder disminuir el dolor y funcionar con más eficiencia. También proporciona un aprendizaje de hábitos de salud para aprender a cuidar de sí mismo.
 
Por último podemos reconocerle la utilidad potencial para mejorar la autoimagen así como la calidad de vida de quien lo practica.

Susana Ramon
www.susanaramon.com
www.metodofeldenkrais.com

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>