Motivarse, el optimismo biológico

samuel-zeller-358865

 

La motivación no se improvisa, se construye y también se recupera.

Es un estado vital que nos empuja a conseguir ideas, objetivos, propósitos, relaciones.

Hablamos de motivación cuando queremos ser productivos. Más allá de este propósito, la motivación es una condición que abarca la totalidad de nuestra personalidad. Es una actitud, un optimismo biológico que nos hace invencibles frente a la adversidad. Es energía para moverse y obtener resultados.

Desarrollar la actitud de no rendirse es indispensable frente  a la amenaza que puede representar cualquier cambio.

Te propongo identificar el aspecto de tu vida en el que no es bueno rendirse.

¿Cómo te motivas cuando todo parece ir en contra de tu propósito?

Es posible que sepas muy bien conciliar y automotivarte, lo cual representa una gran habilidad.

Pero también puede ser, que te cueste encontrar el impulso.

Para reforzar esta habilidad, te ofrezco algunas pautas que van a ayudarte a aumentar tu motivación.

Enfócate hacia el presente y futuro. Rumiar sobre los errores o frustraciones del pasado, no es útil y nos hace perder energía. Haber fracasado con anterioridad no significa que la historia se repita. Todo cambia. En definitiva siempre está en tu mano, mejorar y reorientar las situaciones de error, fracaso o conflicto.

Desarrolla un sentimiento de apreciación. Aprecia lo que ya existe. Aprecia tus talentos, tus logros, tus metas, tus relaciones. La apreciación es un arma poderosa para la satisfacción y abre incluso las puertas más cerradas. Tendemos a enfocarnos en la carencia y no lo contrario, sacrificando nuestra energía y potenciando un sentimiento de frustración.

Aprende a enfocarte. Reflexiona, prioriza, planifica. Define lo que quieres y como conseguirlo. No te dejes amedrentar por obstáculos que puedan surgir por el camino.

Aprende a trabajar en equipo, a colaborar, a delegar, a relacionarte y a aprender de los demás.

Se emocionalmente inteligente. A las personas, a los equipos, se les conquista por la emoción.

Orienta tu vida siendo fiel a tus valores y si no puedes, encuentra la manera de evitar el conflicto que supone no respetarlos.

Básate en tu intuición. Para tomar decisiones que te aportarán valor, fíate de tus intenciones. Muchas veces, nos valoramos suficientemente la capacidad intuitiva, cuando es una habilidad esencial a la hora de elegir.

Se positivo, ten confianza, la actitud es lo que cuenta para salir de los problemas.

Nadie mejor que tú, conoce la verdadera motivación.

Si piensas que puedo ayudarte, te adjunto un enlace a un programa donde encontrarás la información, de cómo puedo acompañarte a recuperar la motivación.

http://www.metodofeldenkrais.com/programa-impulso-bienestar-profesional-empresas/

Susana Ramón

Follow feldenkraisbcnsusana on youtube
0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>