¿Somos eficientes en nuestras acciones?

La eficiencia de nuestros movimientos, refleja nuestra capacidad en esmeramos en hacer bien las cosas. Según Wikipedia, La eficiencia es la capacidad de conseguir objetivos o situaciones con un mínimo de recursos posibles viable.

Para que nuestras acciones sean eficientes y dispongamos de recursos necesarios, debemos preguntarnos, qué tipo de intenciones (creencias, motivos, necesidades no resultas) pueden frenar nuestra capacidad de llevar a buen puerto nuestras acciones sin gran fatiga o perdida de energía. Hay personas eficientes en la acción (utilizaran los medios necesarios para la acción) y otras eficaces (conseguirán los efectos esperados). Hay personas cuyas acciones son costosas en energía y expresan resistencia.

Motivos únicos y motivos cruzados

Entramos aquí en el campo desconocido de nuestros motivos. ¿Qué es lo que nos impulsa a movernos y actuar para definir y satisfacer nuestras necesidades? La expresión de nuestros gestos y movimientos tiene que ver con la capacidad de hacer visible aquello que queremos lograr sin trabas ni resistencias. Para ello, necesitamos esclarecer nuestras intenciones y comprender que una buena acción, supone una expresión clara de esas intenciones, sin que a ello se interpongan un sinfín de motivos emocionales o contrapuestos.

Pongamos el ejemplo de una persona que necesita ser reconocida en su ámbito profesional y que para ello, buscará el reconocimiento de sus pares o superiores cueste lo que cueste, llegando a realizar acciones que lejos están de marcar una verdadera evolución profesional.

Lo normal sería esmerarse en su tarea laboral, hasta el punto de sobresalir por un esfuerzo continuo y comprometido. Pero muchas veces, confundimos el motivo verdadero que nos impulsa a actuar, con la acción que pensamos, satisfará nuestras necesidades profundas.

Por mucho que nos esmeremos, nunca obtendremos aquello que necesitamos. Si no identificamos aquello que nos impulsa a actuar, con sus correspondientes resistencias, no podremos alcanzar nuestros objetivos. Y si lo hacemos será siempre sin facilidad. La eficiencia y la expresión de nuestros motivos únicos tienen siempre algo que ver con la facilidad y la resolución. Según el Doctor Feldenkrais, creador del famoso Método Feldenkrais™, “la sensación de resistencia en la acción se debe a que seguimos motivos contrapuestos”*. Gestionando mejor nuestras motivaciones, eliminando aquellas que entorpecen nuestras verdaderas intenciones, podemos conseguir una acción resuelta y ligera.

Para ello preguntémonos:

¿Qué acción queremos mejorar en nuestro día a día?

¿Qué es lo que nos va a permitir mejorarla?

Salir de nuestro estado habitual de hacer las cosas, nos permitirá obtener mejores resultados en nuestras acciones.

¿Qué necesitamos desaprender o aprender para ello?

¿Cómo enfocar nuevas estrategias para lograr más fluidez en nuestras acciones?

Con esta resolución, estaremos seguros de volvernos personas más eficientes, ahorrando recursos y potenciando nuestras habilidades innatas.

Susana Ramon

www.metodofeldenkrais.com

www.inpulsartcoaching.com

 

* El poder del Yo. La autotransformación a través de la espontaneidad. Ediciones Paidós

0 comentarios

Escribe tu comentario

¿Quieres unirte a la conversación?
Agradecemos tu participación.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos necesarios están marcados *

Puedes usar las siguientes etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>